Gracias, AC/DC, oh dioses del rock! (2/2)

(Continuación de la primera parte del artículo)

Y llegó el momento! Las luces del BEC comenzaron a apagarse de nuevo, paulatinamente, de una en una, aumentando así la sensación de euforia porque toda espera había concluído. La emoción invadía a todos los asistentes, incapaces de contener sus gritos de júbilo ante lo que se avecinaba.

Cuando la última fila de focos fue apagada, comenzó sobre la pantalla gigante la proyección de una genial mini-película de animación salpicada por un humor picante, así como por la aparición de los caracteres representativos de los miembros de la banda. En ella se narraba el trayecto de un peculiar tren, plagado de bellas jovencitas ligeras de ropa y con un Angus Young alimentando incesantemente la caldera. Los imaginables alaridos de la muchedumbre que llenaba el BEC cada vez que el dibujo animado del guitarrista hacía acto de presencia en pantalla, no hacían sino aumentar la sensación de ansiedad por que todo diera comienzo de una vez.

Así, tras los 2 ó 3 minutos de duración del cortometraje, el tren virtual chocaba frontalmente contra la pantalla, desembocando en un espectáculo pirotécnico sobre el escenario y unas llamaradas que acaloraron aún más las primeras filas. Al mismo tiempo y ante el delirio de las masas, la pantalla se dividía en dos dejando emerger desde el fondo una enorme y espectacular escultura de una máquina de tren, a la vez que el grupo hacía aparición con un Angus Young asomándose tímidamente a la pasarela y rasgueando el riff inicial de Rock N’ Roll train, primer single y tema estrella del álbum Black ice.

Hay que recalcar que las sensaciones que recorren el cuerpo de un fan de AC/DC al contemplar todo esto en menos de 10 segundos, son absolutamente imposibles de plasmar en palabras.

Una vez la fiesta comenzada, nuestras gargantas sufrieron su primer impacto severo coreando el “Running right off the track” del estribillo y nuestros ojos no daban crédito a lo que presenciaban: un Brian Johnson con su usual atuendo consistente en pantalones vaqueros, chaleco negro y, cómo no, su gorrita negra de la que no se despojó durante todo el concierto; y qué decir de Angus, con su mítico uniforme de colegial y su aclamado ‘duck walk’ con su Gibson SG a cuestas… Los otros tres componentes permanecían en sus respectivas ubicaciones sin ofrecer tanto espectáculo como los dos primeros, algo que por otra parte, suele ser habitual en las actuaciones de los australianos.

Los dos primeros temas supusieron un infierno (un maravilloso infierno) para los que nos encontrábamos cerca del escenario. Paradójicamente, tuvo que ser Back in black la que llegó en tercer lugar para apaciguar la enardecida multitud con su tempo más pausado, permitiéndonos tomar algo de oxígeno.

A partir de aquí, se sucedieron una cantidad considerable de canciones del último disco intercaladas con una cantidad todavía mayor de temas legendarios, tan legendarios como todos los momentos quedarán grabados en mis retinas para siempre: esa muñeca hinchable abarcando todo el ancho del escenario durante Whole lotta Rosie, esa campana descendiendo lentamente desde el cielo para que Brian Johnson se columpiará de ella preludiando Hells bells, las manos que muchos nos echamos a la cabeza observando el solo de Angus Young durante más de 10 minutos revolcándose por el suelo y recorriendo todo el decorado (plataforma-ascensor incluída) haciéndonos olvidar por completo sus 54 años… casi nada.

Tras Let there be rock, la banda hizo un merecido descanso para volver con más fuerza con un bis de lujo. Y es que ninguna banda puede presumir de ser capaz de regresar a los instrumentos con Angus Young emergiendo desde el suelo en el centro del escenario rodeado de humo y sacándose de la manga un acorde de La Mayor dando paso a Highway to hell. El público, sabedor de que aquello llegaba a su fin, no dudo en dar todo lo que le quedaba en las dos últimas canciones, ya que la apoteosis de Highway to hell se prolongó en forma de For those about to rock, momento en el cual asomaron al escenario seis impresionantes cañones que hicieron estremecerse cada alma del recinto a las repetidas señales de “Fire!” que se suceden a lo largo de la canción.

Y así, entre cañonazos, fue como AC/DC se despidieron y dieron por finiquitada la noche. La sensación general fue la de haber asistido a un espectáculo que posiblemente no se repita en nuestras vidas. Y sí, muchas canciones las tocaron medio o un tono por debajo de como fueron concebidas, algunas otras (especialmente Thunderstruck) las tocaron de forma más lenta que en sus versiones originales, pero… ¿a quién le importa? Que las cuerdas vocales de Brian Johnson acusen ligeramente la edad es algo totalmente secundario (y por otra parte comprensible) para quienes de verdad nos gusta la música de uno de los mejores grupos de rock de la historia.

Además de esto, he de decir que, si ya antes del concierto me gustaba su último álbum Black ice, después del mismo no puedo dejar de escucharlo. Ocho años después de su anterior disco y han vuelto a conseguir sacar a la venta un potente y fenomenal disco.

También me gustaría dar las gracias a YouAlbertito, quien ha subido los vídeos aquí presentes a Youtube para el disfrute del personal y muy especialmente mío, ya que están grabados prácticamente desde el mismo lugar desde el que presencié el concierto.

Anuncios

6 comentarios to “Gracias, AC/DC, oh dioses del rock! (2/2)”

  1. You Albertito Says:

    Perfecta narracion!!

    Tu mismo lo has dicho, esto era un espectaculo que posiblemente no se va volver a repetir, pero lo ultimo que se pierde es la esperanza asi que, espero AC/DC con otro disco nuevo y otra gira donde nos ponga los pelos de punta.

    y gracias por la mencion. Espero que sirvan los videos para el disfrute en general, que ya disfrutamos de Angus & company y sufrimos los empujones. Lo bueno hay q compartir!

    Saludos!

  2. PezMutanT Says:

    Muchas gracias a ti por los vídeos! Ayudan mucho a transmitir lo que es imposible de transmitir con palabras :)

    Y bienvenido por aquí! Si te gustan los videojuegos y las series seguro que puedes aportar algo ;)

    Nos vemos!!

  3. LuKaS_GirLiN Says:

    Pues bueno, después de leer tu escrito y como asistente a uno de los conciertos de esa gira he de decir que narra perfectamente los sentimientos que afloran viendo ese pedazo de espectáculo. Lo único que añadiría, son un par de cosillas que me quedaron después de verlo:
    1.-Sólamente el mástil de la guitarra de Angus hace sombra al resto del grupo; es acojonante el espectáculo que es capaz de dar, tanto que irremediablemente te ves obligado a seguirlo de lado a lado olvidándote un poco del resto. Como bien dijo un colega, él sólo podría irse de gira.
    2.-Siguiendo un poco con lo anterior, y aprovechando que lo has mencionado por ahí, la cantidad de movimiento de Angus es inversamente proporcional a la cantidad de movimiento de su hermano. Cada segundo de la vida de ese hombre es un desafío a la muerte! Se pega todo el concierto clavado en su metro cuadrado, y muy de vez en cuando da un paso hacia adelante, para cantar algún coro. He leído en un foro de interné que los AC DC llevan un marionetista que lo maneja en la sombra…
    3.-La puesta en escena es sin duda un gran acierto. No se les ha ido la mano con un escenario excesivo y espectacular, ( algo que últimamente está de moda), pero se integra de lujo en el espéctaculo. Además, hacen unos montajes con las grabaciones del directo increíbles que pasan por las pantallas gigantes que hay a los lados, pero claro, es dificil desviar la mirada hacia allí…, Y el final, buah!, a cañonazo limpio, hace que se te pongan los pelos como escarpias.

    En fin, si teneis la oportunidad, incluso aunque no seais los más fans del grupo,( y yo me incluyo en ese saco), ir de cabeza, porque es algo que después de ver dices: Ya está, ya me puedo morir.

  4. PezMutanT Says:

    Y eso mismo de “ya me puedo morir” es lo que dije yo al volver del concierto, jeje.

    Muchas gracias por tu comentario, cara culo :P Espero verte más por aquí.

  5. LuKaS_GirLiN Says:

    Pues puede que comience a pasar más, pero sólo si haces un buen apartado para el counter jeje ;)

  6. Qué bonito tio! Es que se me pone la gallina en la piel al recordarlo! Muy guapo el artículo y el blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: